El patrimonio de una nación está conformado por el territorio que ocupa, su flora y fauna, y todas las creaciones y expresiones de las personas que lo han habitado: sus instituciones sociales, legales y religiosas; su lenguaje y su cultura material desde las épocas históricas más antiguas. Comprende los bienes tangibles e intangibles heredados de los antepasados; el ambiente donde se vive; las tradiciones y creencias que se comparten; los valores y religiosidad; la forma de ver el mundo y adaptarse a él. El patrimonio natural y cultural constituyen el sustrato de una sociedad y el fundamento del mañana que aspira a legar a sus hijos.

Existen elementos importantes para incluir en Patrimonio Intangible: el lenguaje en la expresión oral de la cultura. El mito como credo del grupo ritos, cuenta una  historia sagrada. El arte cuyos  valores estéticos,  que ofrecen a cada individuo la posibilidad de comunicar su realidad y su propia visión del mundo. En el mundo actual, el patrimonio cultural intangible se encuentra como el más vulnerable, debe ser resguardado, no sólo la música, la literatura y las artes  sino también los mitos, las artesanías, los usos y costumbres, las tradiciones y leyendas.

Patrimonio tangible o  inmueble está constituido por los lugares, sitios, edificaciones, obras de ingeniería, centros industriales, conjuntos arquitectónicos, zonas típicas y monumentos de interés o valor relevante desde el punto de vista arquitectónico, arqueológico, histórico, artístico o científico, reconocidos  como tales, son obras o producciones humanas que no pueden ser trasladadas (por ejemplo, un edificio), o porque están en inseparable relación con el terreno (por ejemplo, un sitio arqueológico).“Los espacios de significación cultural enriquecen la existencia de los pueblos; proporcionan un profundo sentido de unión con las comunidades y el entorno; con el espacio que recupera la memoria y con las experiencias compartida”.

Clasificación de Patrimonio